La posibilidad de poner punto y final al matrimonio de forma rápida y sencilla existe con el divorcio express

Para que pueda darse esta forma de divorcio, las dos partes de la pareja tienen que estar de acuerdo (reparto de bienes materiales, económicos o de otro tipo; liquidación del régimen económico; los derechos y deberes en referencia a pensiones y régimen de custodia si existiesen hijos en la familia; o la pensión compensatoria…) no sólo en la disolución del vínculo matrimonial, sino en todas las consecuencias que van a tener lugar después de tomar dicha decisión.

Por ello, tienen que pedir y consentir ambas partes de la pareja la solicitud de esta forma de divorcio.

Cuando ambas partes están de acuerdo en todos y cada uno de los aspectos que aparecen en el convenio regulador ya cabe la posibilidad de presentarlo junto a la demanda ante el juez.

Una vez que se ponga en marcha el proceso, ambos cónyuges serán citados con el juez para que corroboren lo que hayan acordado en el convenio regulador, dándole la validez que se precisa y posteriormente determinando el divorcio (se dicta sentencia judicial, otorgando validez y fiabilidad absoluta).

Para llevar a cabo el divorcio express de mutuo acuerdos sólo es necesario un mismo abogado y procurador para ambos cónyuges.

Actualmente también se puede acudir a la Notaría a formalizar el divorcio. Para mayor información puede consultarnos en abogados@openley.es.

REQUISITOS

  • Debe solicitarse por ambos cónyuges o por uno con el consentimiento del otro, habiendo transcurrido al menos tres meses desde la fecha de celebración del matrimonio.
  • Ambos cónyuges deben estar de acuerdo en poner fin al vínculo matrimonial.
  • El matrimonio debe estar inscrito en España.

TRAMITACIÓN

Acuerdo sobre los siguientes puntos si según el caso:

Guarda y custodia de los hijos menores: se debe pactar con cuál de los cónyuges vivirá el menor, siendo responsable además de su cuidado y asistencia. En los últimos años la opción más utilizada es la custodia compartida, en la que ambos cónyuges son responsables del cuidado del menor. En este caso, también será necesario tener en cuenta la forma en la que se materializará la custodia compartida, si son los padres los que se alternan en el domicilio familiar o si son los hijos los que se desplazarán a una u otra vivienda.

Régimen de visitas: Los cónyuges pueden pactar cualquier régimen de visitas, aunque el mínimo exigible será aquel que permita al padre o a la madre que no tenga la guarda y custodia convivir con su hijo fines de semana alternos y la mitad de los períodos vacacionales. Es importante, para que posteriormente no se produzcan problemas, concretar el lugar, los días y las horas en los que se recogerá y se entregarla al menor.

Gastos extraordinarios: son aquellos gastos que no son previsibles y que no están incluidos dentro de la pensión alimenticia, como por ejemplo: ortodoncia, gastos farmacéuticos, etc. En este caso, salvo que exista una descompensación importante entre el sueldo de la madre y el padre, lo habitual es que sean abonados al 50%.

Atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar: Es decir, se determinará, si es el caso, quién continúa residiendo en, hasta el entonces, domicilio conyugal (aunque este sea en régimen de alquiler) y cómo se repartirán los bienes integrantes del ajuar.

Pensión compensatoria: Pensión compensatoria: Se trata de una compensación económica que un cónyuge se compromete a abonar a otro, dado que el matrimonio pudo haber producido a este último un desequilibrio patrimonial, aunque la tendencia habitual en este tipo de divorcios es que las partes acuerden no establecer pensión compensatoria alguna.

Pensión alimenticia: es la cantidad económica que debe ser pagada por el cónyuge no custodio (el que no se queda con los hijos) a fin de contribuir en los gastos diarios del menor (vivienda, comida, educación, ropa y calzado, etc.). La pensión debe establecerse intentando mantener el nivel de vida que el menor tenía antes del divorcio aunque existen unos baremos orientativos y no vinculantes.

Comprobado que su caso se ajusta a los requerimientos que establece la ley para este tipo de divorcio, se revisaran los acuerdos a los que han llegado usted y su cónyuge con el fin de plasmarlos en un documento denominado Convenio Regulador.

Documentación que se le solicitara según sea su caso:

  • Fotocopia de los documentos nacionales de identidad de ambos cónyuges.
  • Fotocopia del libro de familia.
  • Fotocopia de los documentos nacionales de identidad de ambos cónyuges.
  • Certificado literal de matrimonio.
  • Capitulaciones matrimoniales (si está casado en régimen de separación de bienes).
  • Certificado literal de nacimiento de hijos.
  • Certificado de empadronamiento de los cónyuges
  • Poder general para pleitos: Se lo otorgan en el Juzgado a favor de nuestro Procurador. Es gratuito.
 

Recibida la documentación firmada por nosotros se hará una segunda revisión y redactará su Demanda de Divorcio.

Una vez redactada, firmada y verificada la demanda y el convenio regulador, se enviarán al procurador de su localidad para que presente la demanda de divorcio ante el Juzgado.

El procurador es el profesional que les representa y actúa en nombre de ustedes ante el Juzgado y el responsable de indicarles los diferentes pasos por los que atraviesa su demanda de divorcio y de acompañarles el día de la ratificación en el Juzgado.

Una vez admitida la demanda de divorcio en el Juzgado, se citará a las partes a fin de que se ratifiquen en su voluntad de divorciarse y en el contenido del convenio regulador, trámite que requiere la comparecencia personal de los cónyuges en el juzgado donde se haya presentado la demanda.

Formalizada la ratificación, el juzgado dictará sentencia de divorcio, en la que se pronunciará también sobre los términos acordados en el Convenio Regulador. Usted ya estará legalmente divorciado/a.

En el precio se incluye: honorarios de abogado, procurador, redacción convenio regulador, redacción de la demanda judicial, asesoramiento jurídico durante todo el proceso. No se incluyen los certificados de matrimonio ni de nacimiento (nos lo pueden solicitar) ni las tasas judiciales.

Es un servicio integral, cómodo, rápido, económico y personalizado, con cobertura nacional y totalmente profesional.